lunes, julio 03, 2006

LA INOCENCIA DEL APRENDER


Un niño iniciando sus primeros pasos en el aprender, ingreso a la escuela y con mucha curiosidad por las cosas nuevas experimentabas en cada día que vive en ese nuevo mundo del aprender. Un día observo que varios de sus compañeros tenían maletines de colegiales, aunque el maletín en si nunca le llamo la atención, fue exactamente el broche que servia para abrir y cerrar esos maletines. Le causo curiosidad aquel sonido clik, para abrir y clik para cerrar, este niño fue atrapado por esa sensación de experimentar esa magia de abrir y cerrar de sus privilegiados compañeros, ya que sus padres no tenían dinero para comprar esos maletines y sus cuadernos los llevaba debajo de su brazo.
Hasta que un día no pudo más, y espero como un ladronzuelo a que todos sus compañeros salieran al recreo para quedarse solo y probar con sus manos ese clik de un maletín ajeno hasta que el momento llego. Con emoción tomo el maletín e hizo clik y nuevamente clik, Y en ese instante alguien entro y dijo: A ya te vi, tu estas buscando el maletín de María, le diré a la profesora. Y así fue, el compañero le dijo a su profesora y la profesora pregunto al niño con tono acusador ¿Qué haces allí?, el niño solo atino a responder, nada solo estaba mirando. Y su compañero siguió acusando, no profesora yo lo vi abriendo el maletín de Maria, y entonces el niño se puso nervioso y se puso mudo. La profesora dio un ejemplar castigo físico al niño y desde allí su curiosidad del niño se hizo Clik

5 comentarios:

Cyrana dijo...

Cuanto lo lamento, es doloroso ver cómo se pierde la inocencia por estas absurdas diferencias económicas, que lo único que hacen a veces es "despertar el resentimiento".

Y esa profesora, ¿ Qué pasaba con ella? ¿ Quién la contrató? ¿ Y los padres, dónde están?
Un abrazo,

Mauricio Rebolledo dijo...

Bonita historia que muestra como un porcentaje importante de la "maldad" está en el ojo de quien lo ve.
Como dice Maturana, observo la vida desde el observador que soy y tu, desde el observador que tu eres.
Es dificil separar la experiencia (actual) de mi experiencia (historia), de hecho mis interpretaciones de lo que pasa tienen que ver con mi historia.
Entonces me quedo pensando...¿como construimos historias y experiencias que abran oportunidades y no que las cierren?

Anónimo dijo...

Es increible, como un acto tan inocente y parte de la investigación del ser humano puede ser frustrado y cambiar el rumbo de la vida de un niño quien queda marcado para siempre por la manera tan represiva del adulto contaminado quien juzga al resto por las experiencias negativas adquiridas en su vivir cotidiano. Pobre niño.

Anónimo dijo...

....y veinte anos despues, ese mismo nino repensó el asunto. Y fue a comprarse un maletín de colegiales, uno de estos que desde hace anos ya no eran de moda, pero qué importa... se lo ponia en su oficina, y siempre cuando se le daba las ganas, disfrutó de este CLIK. Porque ese clik que había sido tan doloroso en algun momento, se habia convertido en un CLIK de emancipacion y liberación...

Nunca olvides que podemos convertir cada CLIK doloroso en un CLIK de risas, de sabiduria, de crecimiento personal.

Un abrazo fuerte

Susanne

Gio Issa dijo...

Me gusto la metafora, historia o cuento...donde estaba usted que yo no lo habia encontrado? he estado leyendo todo por aqui, y francamente me gusto..felicidades!!!
Gio Issa